62.6 F
Las Vegas
Thursday, February 22, 2024
spot_img

Trastorno de Estrés Postraumático

El Trastorno de Estrés Postraumático o PTSD, por sus siglas en inglés, es un problema de salud mental que ocurre cuando una persona ha sobrevivido a un evento aterrador en su vida y no logra superarlo. No se trata de debilidad, en muchos casos depende de la intensidad de la experiencia y si su vida estuvo en peligro. En los Estados Unidos, 6 de cada 100 personas tendrá PTSD en algún momento de su vida y quienes lo padecen mantienen una constante batalla en contra de los síntomas, que les impide llevar una vida normal.

El caso de Denisse

Cuando Denisse fue diagnosticada por segunda vez de cáncer tenía dieciséis años. En el momento que su doctor le dijo: Lo siento, el cáncer regresó, ella miró la tristeza en el rostro de sus padres y solo atinó a preguntar ¿pero, si podré seguir yendo a la escuela? A lo que el médico respondió: No, el tratamiento ahora será más intenso y largo, lamentablemente pondremos la escuela en pausa por este año.

Ese fue el inicio de un año muy difícil para esta joven que empezaba a soñar y hacer planes con su vida. A lo largo de 10 meses, Denisse soportó quimioterapias, radiación, trasplante de células madre y casi 3 meses de encierro en un cuarto de hospital con cuidados extremos que solo le permitían la compañía de su madre.

Luego de su exitosa recuperación, sus padres anhelaban ver a Denisse reintegrarse a sus actividades. Ella volvió a la escuela, logró graduarse, sin embargo, no era la misma, algo andaba mal. Varios meses después de su remisión, la joven empezó a presentar sus primeros síntomas de depresión: Se la pasaba durmiendo, no quería salir de su cuarto, siempre andaba de mal humor, sus hábitos de alimentación cambiaron y su apariencia era descuidada.

Sus padres prepararon un viaje de vacaciones con la intención de alegrarla, pero la joven no mostraba emoción alguna por el viaje. Las visitas al psicólogo y psiquiatra eran constantes y ninguna medicina parecía ayudar con su estado de ánimo y sus ataques de ansiedad. Cambió varias veces de proveedores, porque ninguno parecía ayudarla.

Finalmente, a sus veinte años, Denisse encontró una psicóloga que supo entablar una relación con ella y descubrió la raíz de sus problemas: Denisse padecía del Trastorno de Estrés Postraumático.

Según el Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos, para ser diagnosticado con PTSD, un adulto debe reunir todo lo siguiente durante al menos 1 mes:

  • Al menos un síntoma de reexperimentación
  • Al menos un síntoma de evasión
  • Al menos dos síntomas de excitación y reactividad.
  • Al menos dos síntomas cognitivos y anímicos

Los síntomas de reexperimentación incluyen:

  • Flashbacks: revivir el trauma una y otra vez, incluidos síntomas físicos como latidos acelerados o sudoración.
  • Sueños perturbadores o pesadillas sobre el evento traumático.
  • Angustia emocional severa o reacciones físicas a algo que le recuerda el evento traumático

Revivir la experiencia ocasiona problemas en la rutina diaria. Los síntomas pueden comenzar en los pensamientos y sentimientos de la persona. Basta con escuchar palabras, ver objetos o encontrarse en una situación o lugar que le recuerdan el evento para desencadenar la reexperimentación del evento traumático.

Los síntomas de evasión incluyen:

  • Mantenerse alejado de lugares, eventos u objetos que son recordatorios de la experiencia traumática
  • Evitar pensamientos o sentimientos relacionados con el evento traumático

Estos síntomas ocasionan cambios serios en la rutina de una persona. Por ejemplo, después de un accidente de autos en donde la persona resultó gravemente herida, es posible que no quiera volver a manejar e incluso volver a subirse en un auto.

Los síntomas de excitación y reactividad incluyen:

  • Ser asustado fácilmente
  • Sentirse tenso o “al límite”
  • Tener dificultad para dormir
  • Tener arrebatos de ira

Estos síntomas suelen ser constantes, en lugar de ser desencadenados por cosas que recuerdan los eventos traumáticos. Estos síntomas causan estrés y malestar, y puede causar problemas con actividades diarias, como trabajar, comer e incluso dormir.

Los síntomas cognitivos y del estado de ánimo incluyen:

  • Problemas para recordar detalles importantes del evento traumático
  • Pensamientos negativos sobre sí mismo o el mundo.
  • Desesperanza sobre el futuro
  • Sentimientos distorsionados como culpa o reproche
  • Pérdida de interés en actividades placenteras.

Los síntomas cognitivos y anímicos pueden empezar o empeorar después del evento traumático, pero no se deben a una lesión o al uso de sustancias. La persona con estos síntomas usualmente se aísla de su familia y amigos.

Si usted o alguien que conoce presenta estos síntomas por más de un mes, después de haber sufrido un evento traumático en su vida, y esto interfiere seriamente con su capacidad de funcionamiento, busque ayuda médica con un psicólogo o psiquiatra que hará una evaluación. Cabe indicar que algunas personas con PTSD no muestran ningún síntoma durante semanas o meses. El PTSD a menudo se acompaña de depresión, abuso de sustancias o uno o más de los otros trastornos de ansiedad.

Related Articles

Conéctate Con Nosotros

0FansLike
0FollowersFollow
10FollowersFollow
- Advertisement -spot_img

Artículos Recientes